¡Saludos y Bienvenidos!


inside church









___________________________________________________

Carta de nuestro Párroco


Fr. Nelson

Este año, la Cuaresma comienza el Miércoles de Ceniza, el 6 de marzo, y concluirá el Sábado Santo, el 20 de abril, un día antes de la Pascua.


La Cuaresma es el principal período penitencial en el año litúrgico de la Iglesia, que refleja los cuarenta días que Jesús pasó en el desierto en ayuno y oración. La temporada litúrgica de cuarenta días, que comienza con el Miércoles de Ceniza y termina con la celebración del Misterio Pascual (Triduo Pascual). Todos los domingos durante la temporada de Cuaresma están excluidos del ayuno, ya que todos los domingos se celebran como el Día del Señor, en el que celebramos la resurrección de nuestro Señor. La celebración del Triduo marca el final de la temporada de Cuaresma y conduce a la Misa de la Resurrección del Señor en la Vigilia de Pascua. El Triduo Pascual dura desde la tarde del Jueves Santo hasta la tarde del Domingo de Pascua. Durante estos tres días celebramos el misterio pascual de nuestro Señor Jesucristo.


El Triduo Pascual consiste en:

  • - Misa de la Cena del Señor
  • - Viernes Santo de la Pasión del Señor
  • - Misa de la Resurrección del Señor


En Cuaresma, todos los bautizados en la Iglesia Católica están llamados a renovar su compromiso bautismal. La Cuaresma es un período de aprendizaje y discernimiento para las personas que han declarado su deseo de convertirse en católicos por medio del bautismo a través del Rito de Iniciación Cristiana de Adultos o de ser recibidos a través de la Profesión de Fe.


Leer más...

Este año, el mensaje de Cuaresma del Papa Francisco se basa en el pasaje de las Escrituras: "Porque la creación aguarda con gran impaciencia la manifestación de los hijos de Dios." (Rm 8, 19). En su mensaje el Papa Francisco nos recuerda tres cosas importantes:


  1. 1. La redención de la creación. La gracia del misterio pascual de Jesús nos lleva a la redención de nuestro propio cuerpo humano. Nuestra redención siempre está amenazada por el poder negativo del pecado y la muerte. El Papa Francisco dice: “Si el hombre vive como hijo de Dios, si vive como persona redimida, que se deja llevar por el Espíritu Santo (cf. Rm 8,14), y sabe reconocer y poner en práctica la ley de Dios, comenzando por la que está inscrita en su corazón y en la naturaleza, beneficia también a la creación, cooperando en su redención. Por esto, la creación —dice san Pablo— desea ardientemente que se manifiesten los hijos de Dios, es decir, que cuantos gozan de la gracia del misterio pascual de Jesús disfruten plenamente de sus frutos, destinados a alcanzar su maduración completa en la redención del mismo cuerpo humano.
  2. 2. El poder destructivo del pecado. El Papa Francisco nos recuerda que la raíz de todo mal es el pecado, que interrumpe nuestra comunión con Dios, con los demás y con la propia creación. El Papa dice: "el pecado lleva al hombre a considerarse a sí mismo el Dios de la creación, a verse a sí mismo como su maestro absoluto y utilizarlo, no para el propósito querido por el creador sino para sus propios intereses, en detrimento de otras criaturas. Una vez que la ley de Dios, la ley del amor, es abandonada, entonces la ley de los fuertes sobre los débiles asume el cargo. El pecado que acecha en el corazón humano (cf. Mc 7:20-23) toma la forma de la codicia y la búsqueda desenfrenada de la comodidad, la falta de preocupación por el bien de los demás e incluso de uno mismo. Conduce a la explotación de la creación, tanto a las personas como al medio ambiente, debido a esa Codicia insaciable que ve cada deseo como un derecho y, tarde o temprano, destruye a todos los que están en su poder".
  3. 3. La fuerza regeneradora del arrepentimiento y del perdón. La temporada de la Cuaresma, que es el camino a la Pascua, exige que renovemos nuestros rostros y corazones como cristianos a través del arrepentimiento, la conversión y el perdón, para vivir plenamente la abundante gracia del misterio pascual. El Papa Francisco habla sobre los tres pilares de la Cuaresma (ayuno, oración y limosna). Él dice: “Ayunar, o sea aprender a cambiar nuestra actitud con los demás y con las criaturas: de la tentación de “devorarlo” todo, para saciar nuestra avidez, a la capacidad de sufrir por amor, que puede colmar el vacío de nuestro corazón. Orar para saber renunciar a la idolatría y a la autosuficiencia de nuestro yo, y declararnos necesitados del Señor y de su misericordia. Dar limosna para salir de la necedad de vivir y acumularlo todo para nosotros mismos, creyendo que así nos aseguramos un futuro que no nos pertenece. Y volver a encontrar así la alegría del proyecto que Dios ha puesto en la creación y en nuestro corazón, es decir amarle, amar a nuestros hermanos y al mundo entero, y encontrar en este amor la verdadera felicidad.”


Inspirados por el mensaje de la Cuaresma del Papa Francisco, recordemos que estamos llamados no solo a abstenernos del pecado durante la Cuaresma, sino a la verdadera conversión de nuestros corazones y mentes como seguidores de Cristo.

Estas siguientes actividades de Penitencia son altamente recomendadas durante esta temporada de Cuaresma:
+ retiros
+ liturgias penitenciales que conducen al sacramento de la confesión
+ peregrinaciones como signos de penitencia
+ ayuno - abnegación voluntaria
+ limosna - abnegación voluntaria
+ obras de caridad - compartir fraternalmente
+ Obras misioneras - compartir fraternalmente


Respecto a los días de penitencia la Iglesia enseña lo siguiente:


“Can. 1250: En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de cuaresma.


Can. 1251: Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.


Can. 1252: La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia.”


Les deseo a todos una temporada fructífera llena de gracia. Intentemos vivir esta temporada de Cuaresma con gran alegría.



Menos
___________________________________________________

Plan Pastoral de Tres Años de San Mateo
(2015 - 2018)


Pastoral Plan Logo

Los feligreses de San Mateo son retados a tener:


1. Una mentalidad Católica intencional con respecto a quién somos como seguidores de Cristo. Estamos desafiados a ser consciente de lo que somos como Católicos activos en el hogar, el trabajo o la escuela, ser consciente de lo que creemos, y cómo participar en el mundo como Católicos Romanos a la luz del Evangelio y las enseñanzas de la Iglesia Católica.


2. Una mentalidad intencional de la hospitalidad que nos desafía a pasar de la fuente y cumbre de la celebración de la Eucaristía dominical, con una perspectiva global e infundir nuestra sociedad con "Valores del Reino de Dios", es decir, justicia, respeto a todas las personas, generosidad hacia los pobres, y acción no violenta y discurso.


3. Una mentalidad financiera intencional de mayordomía responsable (cuidadores) para la vida y el crecimiento de la parroquia no sólo con respecto a los edificios físicos y pagando nuestras facturas a tiempo, pero cómo crecemos como mayordomos en el contexto de espiritualidad, liturgia, catequesis familiar y la escuela primaria de la parroquia.